domingo, 20 de noviembre de 2011

Mis botas.

Aquella tarde estaba paseando sin rumbo, me apetecía dar una vuelta por el barrio gótico, por sus calles y abstraerme de todo, la semana había sido muy dura.

Entre en la cafetería con la idea de leer la prensa y ver pasar a la gente,desde allí veía una pequeña zapateria, de aquellas que parecían sacadas del siglo pasado, tome mi café con leche y salí dispuesta a ver ese tesoro que se me ofrecía allí delante.

Parada frente al escaparate, allí estaban unas botas que me llamaban poderosamente la atención, pensé quiero tenerlas, quiero que sean mías y entré.

Traspasé la puerta, sonaron unas campanitas, para avisar al tendero, después de unos segundos, salio un hombre de mediana edad bastante atractivo.
-Hola , buenas tardes ¿en que le puedo ayudar?
-Buenas tardes, esas botas del escaparate, ¿las tiene del número 37?
-precisamente esas, no. pero tengo algo mejor para usted.
Se dio media vuelta y entro a la trastienda dejandome sola, husmeando por la tienda, pasado un momento reapareció con unas botas mucho mas bonitas, precisamente como él había dicho ''mejores''
-¿que le parecen? preciosas ¿verdad?
-si, si preciosas.
-permitame que se las pruebe, sientese en ese sofá por favor.
Obedecí, no se lo que tenia ese hombre, pero su voz, sus ojos, su porte, no me quedaba otra que obedecerle, me dispuse a quitarme las mías, pero no me lo permitió.
-no, no déjeme que se las quite yo, es mi trabajo.

Me sujetó el pie con una mano, mientras con la otra me bajaba la cremallera de las botas, sentia su aliento en las rodillas, calido, su atención en mis pies, como me miraba de soslayo los muslos y eso me excito.
Con suma delicadeza, me puso el otro calzado, sujetando mi pantorrilla, introduciendo mi pie dentro, despacito y acomodando la caña del zapato alrededor de mi pierna, subió la cremallera con un dedo por dentro, sentí el roce de su piel como subía acompañando al carro de la cremallera (disculpe, es para que no se enganche con sus medias, me dijo) y quise que siguiera con su dedo mas arriba, me noté húmeda, sentí que el pulso se me aceleraba.
- Preciosas, ¿puedo ponerle la otra?
-¡¡como no¡¡, por supuesto (sólo de pensar que me haría lo mismo que con la otra...empecé a sentir como latía mi sexo, deseoso de sentir algo dentro).

Siguió con el mismo ritual, acomodo mi pie, deslizo su dedo por dentro del calzado, pero esta vez siguió más arriba, sintió el remate de mis medias de liga y se le escapo una sonrisa...picara, me sentí enloquecer, deseaba que siguiera más y más arriba, quería que me tocara, necesitaba que me tocara.

-¡¡ya está¡¡ pongase de pie, bien camine un poco, ¿que tal, cómodas?, de la vuelta.

Obedecí como una niña, camine por la tienda, me di la vuelta y me agarró por la cintura, se apretó contra mi espalda y noté su dureza, ummmm, como me gustaba, así como estábamos, bajo sus manos y me subió la falda hasta la cintura, con suma delicadeza deslizó sus manos dentro de mis braguitas, acaricio mis nalgas, las amaso, con una mano se dedicó a acariciar mi vientre, mientras con la otra me retiraba el pelo de la nuca y me daba pequeños besos, como mariposas...me iba subiendo la temperatura....hasta que no pude resistir mas y me giré, mordiéndole la boca, apretándome tanto que creí que le iba a traspasar, él siguió mordiendo, chupando, labios, lóbulos, cuello, por mi parte no podía más quería tenerlo, allí , ahora.

Le arranque la camisa,acaricié su pecho, hasta encontrar el cinturón, que desabroche con rapidez, ¡¡abajo pantalones¡¡ su verga salio disparada, me dedique con avidez a besarla, chuparla, lamerla en toda su longitud, mi sexo palpitaba deseoso de sentirlo dentro..me tumbo en el mostrador y se dedico largamente a besarme el clítoris con su lengua, arriba, abajo,chupando, succionando e introdujo un dedo dentro de mi, me sentí explotar, un largo gemido le indico que me había corrido.

Siguió dandome la vuelta, retirando mis braguitas con una mano,e introduciendo todo su miembro dentro de un empujón, bombeando, saliendo, entrando..mis gemidos cada vez mas fuertes, le iban animando, le excitaban cada vez más, mi sexo era un lago, la humedad bajaba por mis muslos, otro empujón y me volví a correr, él no pudo más y me acompaño en una explosión suprema.

Nos compusimos rápidamente, le pregunte por el precio de las botas y me dijo...
No, no es nada, así da gusto atender a ''clientas'' tan buenas, Acompañando la frase con un guiño.

Me fui a casa con mis botas nuevas y sabiendo donde volver cuando necesite unos zapatos nuevos o tenga otra tarde de bajón.

,

18 comentarios:

  1. ese barrio gótico no sera el de Barcelona, porque yo tengo que ir a comprame unas botas... ya me dirás la dirección, ajajaja

    Me ha encantado la historia y como la describes.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría poder ayudarte a escoger unas...mis dedos se deslizan con extrema delicadeza en ese punto donde termina la media y empeiza el tacto de tu piel, de la carne caliente.... y soy de Barcelona.
      Si me escribes, tal vez podamos quedar y ver qué botas le quedarían bien a esos pies sensuales...
      tartufotuferas@gmail.com

      Eliminar
  2. Pues si Celia, como el barrio Gotico y el carrer del Bisbe, no hay nada.

    Gracias.

    1001 besos

    ResponderEliminar
  3. Que interesante! jajaja

    Besazo preciosa!

    ResponderEliminar
  4. Una historia muy buena...

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  5. Que buenas letras. Te seguiré visitando.

    Abrazos desde Colombia e invitación a mi Galería de letras.

    ResponderEliminar
  6. uummmm, lo que me estoy perdiendo por no trabajar en una zapateria! me estaria poniendo las botas jejejeje.

    Sigue asi Maria. Enhorabuena por el blog y un saludo, bueno y un beso tambien, vale.

    ResponderEliminar
  7. María, Para cuando otra de tus historias?

    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Hola! Excelentes tus narraciones! Queremos más! Saludos desde Argentina

    ResponderEliminar
  9. mmm para los interesados http://perutops.com/b/que-hacer-para-que-te-consideren-un-gran-amante_1001088.html no se arrepentiran un wen relato de amantes

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena !!!!.
    Un relato corto, erótico, intenso y sugerente.
    No tendrás una zapatería.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Todo un mundo de erotismo y pasión alrededor de un par de botas!!
    http://xurl.es/k2wij

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, enhorabuena por tus posts: bonitos, apasionados y sensuales.
    http://www.lafoliemadrid.com

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu relato, me ha inspirado mucho. Ojala pudiera escribir yo uno. Saludos y buena suerte

    ResponderEliminar
  14. Me has puesto bien caliente. Con esa delicada forma de describir el momento, me ha parecido que mis dedos ayudaban a subir la cremallera...
    No hay nada como los preámbulos excitantes y sensuales, antes de una buena dosis de sexo. Y lo mejor de todo, escribir lo que ha sucedido...

    ResponderEliminar
  15. por si vuelves

    http://scorts.anarkasis.com/

    ResponderEliminar
  16. Hola, 

    Estaba en  http://duiraf.blogspot.com.es/ 

    Ahora sigo en https://duircf.blogspot.com.es/

    Me ha encantado este y otros posts del blog.

    Un placer,
    duir{CF}

    ResponderEliminar